Martes, 21 de abril de 2009


 

 

A partir de hoy habrá una nueva acepción de “hacer el ridículo en grado superlativo”  lo que se denominará “hacer el Torrijos”.

Porque defender una patética imposición de un cambio de calle solo lo puede hacer un inepto. Tantos años viviendo del cuento primero como liberado sindical y luego como concejal solo le ha permitido desarrollar una labia mediocre pero no la agilidad de sus neuronas ni el incremento de sus bases de datos cerebrales. Torrijos al igual que ZP es un ignorante engreído que ha ampliado la ley de la memoria histórica al siglo XIX.

Confundir a un general de la guerra de Cuba con otro de la Guerra Civil para borrarlo del callejero y dedicarle la calle a una actriz secundaria pero comunista, justificándolo por la "Ley de la Memoria histórica" solo le pasa a quien carece de cualificación para estar en el lugar que ocupa. Sevilla no merece un teniente de alcalde tan inepto como este. Ahora las carcajadas por este lamentable suceso se oirán hasta en nueva Zelanda.

 

 


 

http://www.abcdesevilla.es/20090420/opinion-firmas/neron-caligula-pilar-bardem-200904192155.html

 

Nerón, Calígula y Pilar Bardem

ANTONIO BURGOS 

Domingo, 19-04-09

El multicines más cómodo de Sevilla está en Dos Hermanas. Sí, en Montequinto, que no sé si sabrán es término de Dos Hermanas. En el Cineápolis Montequinto tiene usted las mismas películas que en Los Arcos o en el Nervión Plaza y, encima, todo el espacio que quiera en torno al edificio para aparcar el coche en superficie. Y yendo hacia el cine por las calles de Montequinto, mirando los azulejos de las esquinas me quedé frío, como viendo beber a los bueyes en el río Quema. Las calles de ese sector de Montequinto están dedicadas al Imperio Romano, lo que me parece de perlas. Me quedé frío porque en una esquina, los azulejos le daban este nombre a una calle: «Nerón». ¡Toma ya! Pero es que dos calles más allá, los azulejos de la esquina ponían: «Calígula». Anda ahí.

Es lógico que Nerón y Calígula tengan su calle en Montequinto y no hayan protestado los de la Memoria Histórica. ¿Estuvieron acaso con el bando de Franco en la guerra o algo? ¡Pues entonces! La Memoria Histórica hay que aplicarla según y como, mire usted. Por ejemplo, contra el general Merry, que hay que borrarlo para buscar sitio a la sevillanísima Pilar Bardem para dedicarle una calle, por aquello que dijo de nuestra ciudad y que mire usted cómo se me ponen los vellos al volver a oírlo, como alcayatas gitanas:

—En algún sitio hay que nacer...

Para hacer sitio a la pegatinera Bardem, de la Cofradía de la Sagrada Ceja de ZP, le han aplicado al general Merry la ley de la Memoria Histórica... contra la Guerra de Cuba, digo yo que será. Son o tan ignorantes o tan malvados, o ambas cosas a la vez, que no han mirado siquiera el «Diccionario Histórico de las Calles de Sevilla», que publicó en 1993 el propio Ayuntamiento de Sevilla, en colaboración con la Consejería de Obras Públicas de la Junta. Según esa publicación oficial, la calle que han quitado estaba dedicada a un general que cuando estalló la guerra civil estaba ya retirado. Por desconocimiento o por maldad, han confundido al padre con el hijo. El general Merry de la calle no es Pedro Merry Gordon, capitán general de Sevilla en la transición, sino su señor padre, Francisco Merry Ponce de León, que nació en 1872 y murió en 1971, sí, a los 99 años. Merry Ponce de León, conde de Benomar, fue militar de Caballería y participó en la guerra, sí, pero ¡en la de Cuba!, donde fue ayudante del General Weyler. Llegó a general y tuvo sus destinos más brillante en ese Jerez de la Caballería española que algún día habría que historiar. Y cuando estalló la guerra era un señor mayor, retirado, agradabilísimo, conocidísimo y muy querido en Sevilla, simpatiquísimo, que si se ponía el celeste uniforme de general retirado de Caballería con botas altas, casco y plumas era para asistir a las bodas como testigo, cosa que le encantaba.

Pero como Merry les sonaba de algo, quizá del Merry Christmas de los americanos, pues leña al mono, que hay que cumplir con la actriz que, como dije aquí el pasado 26 de septiembre, nació en Sevilla por pura casualidad, porque aquí estaban sus padres, los actores Rafael Bardem y Matilde Muñoz Sampedro, el 14 de marzo de 1939. Aquí, en Sevilla, en la guerra, en zona de Franco, ¿eh?, no en Madrid actuando para el Ejército de la República, vamos a poner las cosas claritas. Si a algo hay que aplicar la Memoria Histórica, pues, es al día que nació Pilar Bardem y al bando en que estaban sus padres. Ahora, que si se trata de poner calles a los paniaguados, digo los nombres de unas cuantas rotuladas aún con héroes de Cuba, Filipinas y Marruecos para que se las quiten y se las dediquemos a Ana Belén, al Gran Guayomin, a Pepe Rubianes, a Juan Echanove, a Miguel Bosé o a María Antonia Iglesias. O a Chiquito de la Calzada, que aún no tiene calle en Sevilla, y a eso sí que no hay derecho.

 


Publicado por Moebiussss @ 23:32
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios