Jueves, 17 de septiembre de 2009

20 minutos MARTA FRANCO. 15.09.2009

El Servicio Andaluz de Salud se ha llevado un nuevo revés de la justicia por el caso Antonio Puerta. El Tribunal nº 7 de lo Contencioso Administrativo de Sevilla ha estimado la demanda interpuesta por uno de los médicos de Urgencias del hospital Virgen del Rocío que fueron suspendidos de empleo y sueldo por hacer declaraciones al programa La Noria de Telecinco sobre las circunstancias de la muerte del jugador del Sevilla Antonio Puerta, en agosto de 2007.

Esta nueva sentencia obliga al SAS a tener que abonarle a la facultativa, cuyo testimonio fue grabado con cámara oculta, los salarios que dejó de percibir durante los cuatro meses que estuvo sancionada.

El Sindicato Médico de Sevilla (SMS) aplaude la sentencia porque «considera que se han vulnerado derechos fundamentales, como la presunción de inocencia o sancionar por algo que no está tipificado, como era este caso», explica Miguel Ángel Montilla. «No se puede separar a nadie de sus funciones de forma arbitraria», añade.

El importe que el SAS tendrá que abonarle a la doctora «podría superar los 20.000 euros contando su sueldo, las horas extras, las guardias que no hizo...

El importe que el SAS tendrá que abonarle a la doctora «podría superar los 20.000 euros contando su sueldo, las horas extras, las guardias que no hizo...».

Éste es el tercer facultativo que en el caso Puerta consigue que estimen su recurso: ya otro médico que estuvo sancionados más de dos meses logró que el SAS le reembolsase unos 12.000 euros, al igual que otro compañero, que fue suspendido un mes.

Fuentes del Servicio Andaluz de Salud confirmaron a 20 Minutos que el SAS va a recurrir la sentencia, ya que mantiene los argumentos por los que fue expedientada esta doctora.

11 expedientes disciplinarios

El Sindicato Médico recuerda que, a raíz de las sanciones que impuso el SAS (octubre de 2007), el personal de Urgencias del Virgen del Rocío suspendió las movilizaciones por el mal servicio que ofrecía la unidad. «Nos abrieron 11 expedientes disciplinarios por protestar, algo que nunca había pasado en un hospital andaluz. Fue una actitud muy represiva», explica Miguel Ángel Montilla.


Publicado por medicinanuclear @ 23:19  | SALUD Y CONSUMO
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios