Martes, 02 de febrero de 2010


Lunes. 1 de febrero de 2010 • LA RAZÓN

Esfrecuente desayunarse con algún logro de la Sani­dad en Andalucía. La con­sejeraanunció en mayo la inclu­sión en la cartera básica de la asistencia sanitariaandaluza de la posibilidad de realizar tras­plantes de cara, y esta semana se haproducido el primero en el Virgen del Rocío. Mientras tanto, muchos andalucesestán a la espera de que los llamen para implantarle una prótesis de ro­dilla.¿Para quién trabaja la Sani­dad?,¿para los pacientes (léase contribuyentes) o para los polí­ticos? Por supuestoque me ale­gro por todos los trasplantados de cara, pero ¿no primó la posi­bilidadde ser portada de un diario la que hizo que la Sanidad se preocupara de ellos?

La Sanidad debetrabajar para quien la paga, para los contribu­yentes, para todos y cada uno delos andaluces. Durante los últi­mos años todo ha cambiado de nombre. El enfermoo paciente se ha convertido en usuario, en agente de salud. Aceptando que laterminología evoluciona y a ella nos debemos adaptar, habría que preguntarse sitodo este cambio realmente persigue y consigue satisfacer las necesida­dessanitarias de nuestra pobla­ción. ¿Nos habremos convertido en agentes de falsasexpectativas de la población, y sea éste uno de los factores que haya influidoen el incremento de agresiones a los sanitarios?

En esta película elpersonaje principal es el ciudadano. Como personajes secundarios tenemos a lossanitarios, a los magníficos profesionales de la Sanidad an­daluza. En estesentido, están claras las intenciones de los ac­tuales políticos del PSOE. Handescubierto la mina de noticias positivas que los logros científi­cos de losprofesionales sanita­rios les proporcionan, con un mínimo esfuerzo para ellos.Por­que, ¿cómo se explica que cada vez un mayor número de profe­sionalessanitarios del sector público recurran a la Sanidad privada para la asistenciapropia y de sus familiares? La Sanidad de la Andalucía Imparableestá cada vez más burocratizada, más deshumanizada y más politiza­da,orientando todos los esfuer­zos a la «imagen». De forma ur­gente se debedespolitizar y las prioridades sanitarias no deben basarse en las posibilidadesde ofrecer un titular. Cuando deje de utilizarse este derecho básico delciudadano como una herramienta de propaganda política, tendremos grandesavances y la Sanidad satisfacerá plenamente las necesidades de los andaluces.

* Rosario GarcíaJiménez es concejal y secretaria de Sanidad del PP-A


Publicado por medicinanuclear @ 23:57  | SALUD Y CONSUMO
Comentarios (1)  | Enviar
Comentarios
Publicado por Pata de palo
S?bado, 06 de febrero de 2010 | 12:23
Pues tienes mucha raz?n, aqu? tenemos al paciente que no le llaman, la que si le llaman y pide un t? y una resoplancia marnetica, el que le endi?a al m?dico porque le da el alta, el que va al m?dico por t?, el m?dico que no va, eso s?, no contamos ni una pena, todos los d?as son ?xitos, hoy trasplante de cara, (que parece que se han hecho 20), ayer cambio de sexo y como a alguien se le ocurra decir que el pobre Puerta bla, bla,..., expediente que te cri?.