Mi?rcoles, 16 de abril de 2008


Después casi treinta años de gobierno de  PSOE, la Andalucía actual, “doblemente modernizada”, lejos de convertirse en la “California de Europa”, sigue siendo la región a la cola del continente en muchos indicadores.

Lejos de superar su condición de región subdesarrollada, Andalucía ha profundizado esos rasgos que la convierten en una región atrasada.

El sector primario sigue siendo fundamental, y la agricultura sigue dominada por latifundios. Subvenciones para una agricultura amenazada por competencias varias y que van siendo eliminadas progresivamente por la Unión Europea.

Sólo en puntos localizados de Huelva y Almería se ha desarrollado una agricultura floreciente de invernadero con objetivos exportadores

La única razón por la que la población rural continúa retenida en los pueblos en lugar de continuar emigrando a las capitales y a las zonas industriales del estado es por la existencia del Subsidio Especial Agrario.

El papel de este subsidio, más los fondos estatales (procedentes muchos de la UE) para proporcionar las peonás necesarias, el PER-AEPSA, ha sido el de clientelizar el campo andaluz, eliminar los focos de resistencia, acolchar las tensiones sociales. Pero  tiene los días contados...

 La débil industria andaluza, procedente en su mayoría de los planes y polos de desarrollo de Franco, continúa su declive.

Frente a la anunciada “política industrial” de la Junta, pese al IFA (Instituto de Fomento Andaluz, que se supone que tiene que mantener una industria pública), continúa la destrucción del escaso tejido productivo.

Delphi fue la última deslocalización importante, que le dio la puntilla a la industria en la bahía de Cádiz. Los cierres, los Expedientes de Regulación de Empleo, siguen a la orden del día. Todo esto en un contexto de paro (con las cifras más elevadas de la Unión Europea, un 18,5 % de la población activa según la EPA, con la población activa más baja de Europa Occidental), y de precariedad en el empleo. Incluso en la propia administración autónoma la precariedad es norma: en enseñanza, SAS, justicia, etc, las cifras de interinos sobrepasan las medias estatales.

 El resultado es que los trabajadores andaluces vivimos acosados por el paro y la precariedad en el empleo, por los cierres de empresas y los precios que suben, por la imposibilidad de acceder a una vivienda, con hipotecas y alquileres que se comen los sueldos.

El PSOE no puede hablar de “herencia” que hay que superar cuando lleva tanto tiempo en el poder. Esta Andalucía es ya resultado del gobierno del PSOE. Pronto se cumplirán 18 años de Chaves en la presidencia de la Junta de Andalucía (el PSOE gobierna la autonomía andaluza desde que se constituyó en 1979. Pues a partir de mañana 4 más...

 ¿ANDALUCIA IMPARABLE....HACIA EL DESASTRE?


Publicado por medicinanuclear @ 0:24
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios