Lunes, 19 de mayo de 2008

Salud insiste en castigar a los médicos del 'caso Puerta', pero rebaja la sanción

El SAS propone suspender entre dos y cinco meses a los cuatro facultativos

REYES RINCÓN - Sevilla - 15/05/2008

 

 

Los implicados recurrieron la sanción ante el director general de Personal y Desarrollo Profesional del SAS, Rafael Burgos, quien ha emitido una resolución que suaviza la anterior, pero insiste en castigar a los doctores y apartarles de su trabajo. Para el médico Javier Gutiérrez Caracuel, propone una suspensión de cinco meses; para Mauricio Sáenz de Tejada, dos; y para los otros dos facultativos, que no han querido ser identificados, tres meses.

El director de personal sostiene que los médicos incurrieron en una falta al opinar sobre la atención recibida por el futbolista, pero disiente con la instructora de la resolución anterior sobre la tipificación de la misma. El primer informe consideraba la actuación de los facultativos como una falta "muy grave" recogida en el Estatuto Marco del SAS; el director de Personal lo deja en falta "grave".

Según la instructora que propuso la sanción de dos años, las manifestaciones de los médicos al periodista supusieron "el quebranto de la debida reserva respecto a datos relativos al centro o institución o intimidad personal de los usuarios y a la información relacionada con su proceso y estancia". El artículo 72.2 del estatuto marco tipifica esta conducta como falta "muy grave", sancionable con entre dos y seis años de suspensión de empleo. La instructora se decantó por proponer la pena mínima. El director de personal cree, en cambio, que los médicos cometieron una falta "grave" recogida el artículo 72.3: "desconsideración con los superiores, compañeros, subordinados o usuarios". La ley prevé sanciones de entre un día y dos años de suspensión de empleo y el SAS ha optado por entre dos y cinco meses.

Pero los médicos no se conforman con la reducción del castigo y van a recurrir la resolución ante el director gerente del SAS. Su dictamen sí que será ya firme y Javier Gutiérrez Caracuel, uno de los doctores expedientados, advierte de que no aceptará un dictamen que siga cuestionando su actuación. Gutiérrez, que trabaja en las urgencias del Virgen del Rocío desde hace 11 años, está dispuesto a llevar a los tribunales al SAS. "Yo voy a llegar hasta el final. No voy aceptar ni un apercibimiento", asegura.

"¿Por qué hay que castigar a quien dice la verdad?" se pregunta el médico, para quien la rebaja de sanción no ha sido una buena noticia. "Sigue siendo una mancha en mi expediente después de muchos años de duro trabajo". El cambio de criterio de la administración, que ya no considera las declaraciones de los médicos como quebranto de la intimidad del paciente sino como una "grave desconsideración", tampoco gusta al facultativo. "Están jugando con las personas. ¿Antes había hecho una cosa y ahora otra? ¿Antes era muy malo y ahora un poco menos? Me parece que están intentando encuadrar lo que he hecho en cualquier punto del Estatuto Marco. Nos quieren sancionar como sea y han buscado el punto al que puedan agarrarse".

 



En el SAS lo que predomina es la LEY DEL ENBUDO... 

 

 

 

El Servicio Andaluz de Salud (SAS) ha cambiado de criterio sobre las medidas contra los médicos que cuestionaron la atención sanitaria que recibió el futbolista Antonio Puerta tras las sucesivas paradas cardiorrespiratorias que sufrió antes de morir. Salud ha rebajado su primera propuesta de sanción de dos años de suspensión de empleo para los cuatro médicos de urgencias del Hospital Virgen del Rocío de Sevilla cuyas conversaciones con un periodista fueron grabadas con cámara oculta y difundidas por el programada La Noria de Tele 5.


Publicado por medicinanuclear @ 20:15  | CAMPA?A
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios