Domingo, 22 de junio de 2008


 

 

A principios de semana, la Delegación de Segurida del Ayuntamiento reconocía un repunte del botellón con la llegada del calor y anunciaba que actuaría en algunas zonas. El viernes por la noche, un despliegue de la Policía Local nunca visto en la Alameda convirtió el descontrol de los últimos fines de semana en una zona de tensa quietud entre los que acudían a divertirse y los agentes desplegados.

Un furgón y nueve coches patrulla de la Policía Local velaban por que no se perturbara la «pacífica convivencia ciudadana» de los vecinos de la Alameda de Hércules. El dispositivo, implantado a partir de las 20.00 horas, informaba a los jóvenes que se acercaban a la zona sobre la normativa que prohíbe el consumo de bebidas -alcohólicas o no- en la vía pública; así mismo, un oficial y cinco agentes patrullaban los alrededores para que el «botellón» no se trasladase a las calles aledañas. Según comentaron algunos miembros de la policía, «este fin de semana se han dejado un poco más desamparadas las otras zonas del dispositivo para reforzar la Alameda».

De esa forma, la Alameda disfrutó de una jornada tranquila, con los veladores llenos y sin botellones.

 

Mientras que la Policía Local, atendiendo a peticiones vecinales, conseguía reducir el «botellón» que normalmente se concentra en las escalinatas del Centro Cívico Las Sirenas a cero, el presidente de la Junta de Andalucía, Manuel Chaves, paseaba tranquilamente por la Alameda de Hércules, disfrutando de la calurosa noche sevillana en compañía de unos amigos.

Manuel Chaves afirmó que «la policía pretende que este lugar siga siendo un sitio divertido y si varias botellonas se concentran en la Alameda, el especial encanto que tiene se perdería». Chaves paseó por la zona junto a su mujer y varios amigos como José Antonio Griñán, Amparo Rubiales, Rosamar Prieto, Carmen Hermosín y Luis Yáñez, entre otros, con los que cenó en uno de los restaurante de la zona

 

Sr Chaves todos pensamos como usted pero es usted el que gobierna…

Lo que tiene que hacer nuestro presidente es darse una vuelta todas las noches por los sitios de botellona y así se acabo el problema…

 


Comentarios