Mi?rcoles, 23 de julio de 2008


Ecodiario


Después de que Patricia Rojo, sobrina del presidente del Senado, Javier Rojo, fuese imputada en el proceso derivado de la operación 'Astapa' que ha decubierto un caso grave de corrupción urbanística en el Ayuntamiento de Estepona, llega la noticia de que será precisamente una sobrina de José Bono, el presidente del Congreso de los Diputados, quien ocupe la concejalía de Urbanismo y Hacienda de dicha corporación, en sustitución del socialista Rafael Duarte, asimismo imputado por los presuntos delitos de prevaricación y cohecho en la misma trama.

La sobrina de Bono, Yolanda Franco, secretaria de las Juventudes Socialistas de Estepona y número 13 en la lista municipal de la localidad, había figurado pues en el equipo de gobierno del alcalde, Antonio Barrientos, también imputado, cuya amistad con el ex presidente de Castilla-La Mancha y ex ministro de Defensa es pública y notoria.

Relaciones con el 'Pocero'

Bono ocupaba por cierto aquel cargo cuando fue aprobado el PAU 'El Quiñón' de Seseña (Toledo), que ha dado lugar al procesamiento del ex alcalde socialista de la localidad; surgen dudas sobre la posibilidad de que la megalópolis de 'El Pocero' hubiese podido salir adelante sin una decisión política de la propia comunidad autónoma. .Está documentado además que una constructora de 'El Pocero' realizó algunos trabajos en unas instalaciones hípicas de José Bono.

Relaciones familiares

Por supuesto, todos los ciudadanos tienen derecho a la presunción de inocencia hasta que una sentencia firme constate su culpabilidad; sin embargo, en política hay que cuidar las apariencias y la estética, y esta sobreabundancia de familiares de encumbrados cargos políticos en lugares tan estratégicos como las concejalías de urbanismo produce una áspera sensación de inquietud en la opinión pública.

Es muy cierto que resultaría profundamente injusto que el hecho de portar un apellido o sobrellevar determinado parentesco incapacitara profesionalmente para ciertas actividades, pero también lo es que la transparencia es una virtud inalienable en democracia y que algún político relevante tuvo que dimitir en el pasado por los deslices de algún familiar (Alfonso Guerra, por ejemplo, tras los escándalos del 'hermanísimo').

La primera etapa socialista entró en su más profunda y definitiva crisis cuando la corrupción invadió los segundos niveles de la administración hasta extremos intolerables. Debería cuidarse este socialismo renovado en controlar más y mejor los movimientos de sus clanes familiares, no vaya a ser que volvamos a las andadas.


Publicado por medicinanuclear @ 16:21  | CAMPA?A
Comentarios (2)  | Enviar
Comentarios
Publicado por Invitado
Jueves, 24 de julio de 2008 | 8:17
Yo quiero un pr?stamo bancario par no devolverlo como se lo hicieron a Chaves y a otros sociatas
Publicado por Invitado
Jueves, 24 de julio de 2008 | 16:14
Esta historia ya me la s?. No es ni mas ni menos que la historia del socialismo. Y siempre termina igual, aqu? no pasa nada