S?bado, 16 de agosto de 2008

Los andaluces actuales somos fruto de la repoblación hecha con castellanos, leoneses y guipuzcoanos durante la reconquista durante los siglos XIII al XVI. La herencia musulmana es muy escasa dado que la mayoría de aquellos abandonaron estas tierras. Esto no solo lo han demostrado recientes historiadores sino también expertos en genética. Andalucía desde tiempos históricos nunca ha sido un país independiente, ni siquiera una unidad homogénea y durante los  últimos quinientos años hemos sido una parte de Castilla a la que nos unen lazos históricos, étnicos y culturales.

 

Quede también claro que Blas Infante no es el padre de la patria andaluza porque esta patria nunca existió y menos desde los años 30 del siglo pasado cuando aquel andaluz se inventó una bandera y un himno. Fue un señor con sus ideas políticas, de escaso éxito en su vida, que lamentable e injustamente fue fusilado en una contienda, la guerra civil, trufada de asesinatos en los dos bandos. Si durante la transición determinados sectores encumbraron a este señor fue por mero interés para emular lo que en otras regiones se había hecho y darnos a nosotros un aire de nacionalista como el del País Vasco o Cataluña regiones a las que de esta manera justificamos,

 

Andalucía no ha sino ni es una nación por mucho que se empeñen unos políticos interesados y/o ignorantes. Y el que no seamos una nación no es ningún descrédito: somos un trozo entrañable de Castilla y de España con ciertas peculiaridades y debemos sentirnos orgullosos de ello. Nuestra comunidad se creó con efectos administrativos y esa debe ser la razón del resto de las CC.AA.: mejorar la gestión al estar mas cerca del ciudadano pero nunca empeñarse en crear nacioncillas feudales de la Sta Pepis para que unos políticos catetos y, en muchos casos, faltos de ética, tengan  el poder local.

No nos empeñemos el falsear la historia haciéndoles el juego a los de siempre.


Publicado por Moebiussss @ 11:35
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios