Domingo, 15 de febrero de 2009

La consejera de Salud, María Jesús Montero, comunicó recientemente a los andaluces que los presupuestos sanitarios para 2009 contemplan una partida de 9.782,37 millones de euros, lo que representa más del 30% del presupuesto global de la Junta. Esto supone «la mayor partida de su historia y el mayor trozo de la tarta presupuestaria andaluza».

El problema no está, en el presupuesto que la Junta destina a la sanidad sino en cómo lo manejan, en concreto, en la «impunidad» con que lo derrochan. ¿Ven razonable que después de implantar un sistema informático para unificar la historia digital de la salud (conocido como «Diraya»Gui?o muy criticado por los profesionales desde su puesta en funcionamiento y con un coste superior a los 60 millones de euros, a los tres años tenga que ser reemplazado? En cualquier empresa se identificaría a los responsables de tamaño desaguisado y a más de uno le habría costado el puesto.

Los que trabajamos en la sanidad somos testigos mudos de cómo se despilfarra el dinero, por ejemplo en un crecimiento imparable de la estructura burocrática del sistema compuesta por súbditos fieles, que para autojustificarse ahoga al personal sanitario con ingente papeleo que sólo consigue robar tiempo de dedicación a los pacientes.

También somos testigos de las continuas promesas electorales como el chequeo a los mayores, habitaciones individuales, atención inmediata¿ Para qué te sirve tener habitación individual, si luego tardan más de tres horas en limpiarte cuando te haces las necesidades encima. ¿Y la estrategia de hospitales de puertas abiertas? Otro engaño. Con la excusa de dejar que los familiares vean libremente a los pacientes para que se sientan más acompañados, se ha llegado a unos niveles de inseguridad alarmantes y es la excusa perfecta para poder disminuir personal. Si no, recuerden el tiroteo que tuvo lugar a las puertas de un gran centro hospitalario sevillano y los continuos robos...

¿Cuáles son las prioridades de los que dirigen la política sanitaria andaluza?
¿Es razonable que en un mismo hospital se dé a luz al «bebé medicamento» y que a pocos pasos un paciente muera calcinado atado a su cama? Parece que lo prioritario es crear titulares sobre hitos científicos que se repiten para convencer a la gente de que gracias a «ellos» tenemos una sanidad de primera aunque seamos los últimos... 

Rosario García Jiménez, Secretaria Regional de Sanidad del PP-A.


Publicado por medicinanuclear @ 22:58
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios