S?bado, 28 de febrero de 2009


El Guindilla como es guardia de calle, torpe y sin aspiraciones piensa que es pésima la distribución de servicios los fines de semana ya que la gran mayoría de los indicativos que entran de servicio lo hacen ya desde el principio dando cobertura a puntos fijos en los que pasan esas ocho horas sin otra misión que la de hacer presencia policial en determinados lugares cumplimentando de esa forma intereses que El Guindilla cataloga como meramente políticos.

El Guindilla no ve operatividad en la distribución de indicativos, que cree que es responsabilidad de los jefes de policía local, porque cuando el ciudadano requiere servicios, el centro de control no tiene disponibilidad de efectivos y el ciudadano debe quedarse esperando hasta aburrirse o buscarse las habichuelas por su cuenta porque no había un solo coche libre que mandarles.

El Guindilla que es guardia de calle, torpe y sin aspiraciones no entiende que un patrullero con dos policías se pase las ocho horas haciendo de guardas de un camión del centro de emergencias 112 aparcado en las inmediaciones del recinto ferial a dos días de comenzar la feria mientras la central de transmisiones grita desesperada manifestando que tiene tres accidentes pendientes y ningún indicativo disponible.

El Guindilla no entiende como pueden entrar de servicio una cantidad determinada de policías para controlar la "botellona" y que las personas denunciadas por consumir alcohol en la vía pública no reciban la notificación de sanción del Excmo. tras haber pasado un largo periodo de tiempo (esto hace pensar a un guardia de calle, torpe y sin aspiraciones que las denuncias no se cursan y que por lo tanto no debe implicarse mas allá del cobro de sus ocho horas de servicio). 

El Guindilla que es guardia de calle, torpe y sin aspiraciones piensa que una ciudad como Sevilla debe tener efectivos disponibles para atender la gran demanda de los ciudadanos que acostumbran a vivir la calle de forma masiva en los fines de semana.

El Guindilla como es guardia de calle, torpe y sin aspiraciones piensa que es torpe por pensar mientras que los que cobran por pensar no piensan en otra cosa que en cobrar.

 


Comentarios