Viernes, 27 de marzo de 2009


Primer dia de feria Guindilliana, ¡¡ole!!

Mira por donde que al Guindilla le entra la vena feriante y se va a hechar el día entre farolillos y manzanilla, ¡¡ole!!.

Mira por donde que el Guindilla entra en la feria dando un hermoso paseo y se encuentra a unos compañeros que, habitualmente y desde que se implantó, se dedican a controlar la entrada al recinto de los coches de caballo, ¡¡ole!!.


Mira por donde que el Guindilla cuando les saluda nota cierto desencanto en los susodichos compañeros y les pregunta si ya están jartos de coles.


Mira por donde el Guindilla se entera que los compañeros se han jartao de coles y además se les han indigestao cuando algun jefe, tomando una decisión mas propia de un pseudopolítico de tres al cuarto ha entrado por el haro dejando la profesionalidad aparcada en la portada de la feria junto a una botella de fino La Ina para contentar el capricho de unos "señoritos" que pasean por la feria en coche de caballo pasandose las ordenanzas por el arco del triunfo y al ser parados por los policías en control de documentación, con gesto prepotente han efectuado una llamadita telefónica al amigote político de turno, ¡¡oooooooolee!! y han conseguido que se ordene a los policías que no se controle la documentación de los coches de caballo que acceden al recinto ferial, ¡¡ooooooooooooooooooole!!.

El trabajo de los dos años anteriores desperdiciao, ¡¡ole!!
La moral de los guardias por los suelos, ¡¡ole!!
La profesionalidad de todo un colectivo al carajo, ¡¡ole!!
El señorito p'alante, ¡¡ole!!

El político cosechando amistades y votos, ¡¡ole!!
Y algun Jefe que ante el político, ¡¡señor, si señor!!, ajeno a la realidad de la calle y embullido en el jolgorio de unas fiestas en las que lo mas complicado es rechazar una copa de manzanilla, cumple con profesionalidad implacable los deseos de quienes anteponen el amiguismo y los intereses de unas elecciones al cumplimiento de unas ordenanzas hechas para todos, ¡¡oooooooole!!

El Guindilla anima a los profesionales a no claudicar ante las decisiones de ineptos.

 

¿Quienes son ahora los SEÑORITOS?...
Comentarios