Martes, 23 de junio de 2009

Foto 17 de 17


Foto 16 de 17

Foto 15 de 16


Primero se toleran  botellonas en la plaza de España destruyéndose parte de este monumento sin igual y dando la imagen ante los turistas de que esta ciudad está gobernada por unos inútiles.

Luego se dedican a gastar ingentes cantidades de dinero para restaurar algo que se podría haber evitado su destrucción. Se han restaurado los puentes y parte de los espacios dedicados a las provincias de España. Ahora le toca a la balaustrada exterior, una joya hecha de cerámica que bordea el frontal del estanque. El ayuntamiento ha editado un folleto en cuestión donde dice que restaura aunque en realidad renueva: está sustituyendo la totalidad de la balaustrada por una completamente nueva a imagen y a semejanza de la original, algo completamente discutible para muchos conservacionistas y arqueólogos. ¿Se imaginan tirar abajo el Partenón y construir uno nuevo?.

Pero no queda ahí el despropósito: la balaustrada antigua, una vez desmontada se destruye, o sea que se tira a la basura. Hemos visto como un trabajador de la obra picaba una de las columnas hasta romperla, Eso si los cascotes se los llevan ipso facto para que nadie los vea. A nadie con dos dedos de frente se le ha ocurrido almacenarla para el futuro museo que desean los herederos de Aníbal González el autor de la obra o incluso subastar las piezas y así conseguir financiación.

Señor Gómez de Mediopelis, delegado de urbanismo, es Vd, un inepto total. Esto además del desastre de la biblioteca. ¡Váyase de una vez!.

Señora Eva Patricia Bueno Condones, delegada de parques y jardines, ¿Vd pinta algo o solo es de cuota para agitar preservativos en los plenos?.


Publicado por Moebiussss @ 8:37
Comentarios (1)  | Enviar
Comentarios
Publicado por Invitado
Jueves, 08 de octubre de 2009 | 16:22
Es una gran p?rdida. Recuerdo cuando de joven paseaba en una barquita en compa?ia de mi novia, que actualmente es mi mujer. Me hubiera gustado hacer lo mismo ahora en compa?ia de nuestros hijos, pero el mayor tiene ya 11 a?os y no es consciente de haber visto NUNCA la plaza de Espa?a en toda su plenitud, sin ning?n tipo de valla ni obra, y a este paso se har? demasiado mayor para querer disfrutar en compa?ia de sus padres , una tarde de domingo en esta plaza.
Nunca tendr? un buen recuerdo al pasear por este monumento. ?Se ha perdido una generaci?n!